23 de octubre de 2015

A orillas del Infierno


Sólo sé que llegaste de madrugada, ya había perdido completamente las esperanzas de que llegaras, entraste sigilosamente por la ventana, sin tocar la puerta, sin darte por anunciada, como una asesina despiadada, que no hace ruido ni nada. Me encontré raste tiritando en mi cama, completamente desnudo y sin manta, en aquella esquina que aún conserva el olor de aquella desgraciada, que me dejó sin voluntad y sin alma, y que pensó que me hacía un favor la tarada. Y caminaste de puntillas hasta mi almohada, me susurraste al oído que ya estabas en casa, trepaste a la cama enfriando mis sábanas, congelaste mis pies, congelaste mis ganas.

Y mientras cubrías cada espacio de esta solitaria cama, yo más me aferraba a mis sueños tratando de no hacerle caso a tu llegada, hasta que un curioso hincón en las costillas libera mis sentidos con cierta calma, arrancándome de mis sueños más perversos, donde puedo hacer lo que quiero y tener sexo con quien me da la gana. Miro soñoliento el celular, aún es de madrugada, el invierno ya llegó y no logro recordar en donde mierda escondí las mantas, me doy cuenta que afuera garúa, miro curiosamente a la ventana, y me repito que el otoño no existe con una sonrisa en la cara. Después de abrir todos los cajones, encuentro una manta vieja y deshilachada, voy cubriendo mi desnudez mientras intento volver a encontrar aquella mujer inventada, que me envuelve entre sus piernas y eleva a dimensiones desconocidas mis ansias.

Me vuelvo a perder en esta locura donde la vida no vale nada, la que me repite que es mejor estar dormido y que mi peor enemigo es el alba, que es mejor morir pero feliz, entre los brazos de aquella dama, que vive a orillas del infierno y camina entre las llamas. El frío vuelve a despertarme, y en mis oídos resuena tu voz y tus palabras, sé que estás aquí aunque no pueda ver a los fantasmas, sé que no deseas verme atrapado entre mis sueños, con aquellos demonios que van succionando mi alma. Te cobijas junto a mí, ya no sé si estoy dormido o si esta locura ya no puedo controlarla, ya no podré dormir, así que prefiero contarte todas mis hazañas, mientras voy mirando por la ventana, como se va extinguiendo, lo poco que queda de esta madrugada.


Luis de BurgEl Demonio de la Cámara Oscura


6 comentarios:

  1. Me recuerda algo sobre lo que suelo escribir, sobre seres oniricos que pueden entrar en la vigilia, en ciertas circunstancias. Y hay una mujer felina llamada Duality con el poder de entrar en los sueños de los demás, entre varias poderes. Tanto letal, si quiere vengarse, como tremendamente seductora y generosa con sus encantos.
    Un detalle curioso de las ficciones que me gustan es que las asesinas, bellas y sensuales, pueden sentir atracción por alguien, incluso por un heroe, incluso para protegerlo a su manera letal. Me gusto eso de tener sueños perversos en los sueños.
    Te veo más como un fauno más que como un demonio, salvo que sea en el sentido de daemon, seres no necesariamente malignos.

    Que bueno tu regreso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo, aunq definitivamente no soy fauno, a los faunos los veo como la versión negativa de las hadas, con sus patitas de cabrito, q para mi son demasiado delgadas, me encantan las garras, y si me agrada ser maligno, pero q poema podria escribir con mi maldad? q le saqué los ojos a tal persona, o q me comí la lengua de otra persona? q me gustaría matar a mi vecino? o q he enterrado a mi novia en el patio? pues la verdad q no le encuentro mucho arte a ello, prefiero guardar mi maldad muy adentro, donde verdaderamente pertenece, porque después de todo, q gano mostrándola? se supone q es un blog donde cuelgo mis versos, mis historias, quizás no tan bonitas, pero cosas q quisiera q cuando alguien la lea, se diga a sí mismo, q los demonios también tenemos corazón, también tenemos sentimientos, también nos afecta el amor, la desesperanza, también nos sentimos solos en el mundo, también tenemos sueños, q no todo es maldad, suicidios, pactos satánicos, asesinatos, torturas, secuestros, violencia, abusos, q también deseamos paz, también deseamos vivir en paz junto a la persona q amamos, no importa si es un fantasma, la muerte, un ángel o un vampiro, también deseamos ser felices, al menos por un rato, o lo q quede de nuestras vidas, si es q nos queda vida.... un honor, como siempre, tenerte en mi blog

      Eliminar
  2. Un texto muy poético, con una musicalidad muy marcada y que clama por ser escrito en párrafos versados.
    El punto de la vigilia en el que nos hacemos uno con lo que soñamos, quizás sea la puerta de entrada a otro mundo, ese que a veces tememos y otras, esperamos nunca abandonar. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Neo... hace tanto q no leo tu nombre... pues este verso lo escribi hace unos meses, y lo guardé bajo siete llaves con la ilusión de volver a mi cámara oscura a publicarlo, pero como siempre, uno hace planes, pero el tiempo y el mundo conspiran para q no lo logres, pero me dije tienes q volver, tan solo para publicarlo y cerrar, sin saludar a nadie... y tienes razón, este verso clama por ser escrito por párrafos, y te haré caso, buscaré q darle espacio entre cada punto, no había meditado en ello, gracias por decirlo... El mundo de los sueños es más complicado y a la vez mucho más simple, donde todo se reduce a tus deseos mas intensos acumulados gracias a tus miedos de no completarlos porque no tienes lo necesario, lamentablemente no es un mundo real en la cual te puedas encontrar con otra y q ambos recuerden lo mismo del encuentro, es un mundo mágico e irreal donde todo puede pasar, pero le pertenece a cada uno, no se puede prestar, ni siquiera alquilar, vender ni regalar, tan sólo con tus propios demonios, con tu propio ángel, fantasma o ente del infierno, y si, tienes mucha razón, muchas veces es tan bueno q no queremos ni salir de allí... Gracias por la visita y el comentario, te he extrañado, besos :)

      Eliminar
  3. Hay un tremendo dolor en todo lo que escribes
    Es oscuro

    y bello.....

    Te dejo un sol
    para que ilumine
    tus dias.
    dicen las malas lenguas
    que uno crea
    la oscuridad
    o le pone dorado
    a sus ;letras
    Nadie es el culpable
    de
    nuestras
    pinturas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la nueva visita Recomenzar, pues q te puedo decir, el dolor está acunado en mi vida entera, lo arrastro con cadenas q están fijadas a mis huesos, a donde vaya, las llevo a cuestas, aunq me acostumbré a llevar puesta una máscara, donde tengo pintada una sonrisa, lo único q importa, al final, es lo q muestras a la gente, y últimamente me he vuelto un experto... pero cuando llego a casa, al quitarme la máscara, puedo ver el monstruo, en q me he convertido, un ser tan oscuro q ni siquiera la lámpara del techo logra iluminar... la vida simplemente me pesa, hoy quizás demasiado para seguir aguantando, y a veces, sólo a veces, se me ocurre escribir, por si a ella se le ocurre buscarme, siempre he necesitado q alguien me salve, lamentablemente llegará demasiado tarde.... gracias por tus palabras, por el verso q me has dejado colgado, por ese sol, aunq sea yo, el único culpable de mis pinturas, porque las pinté con ilusión, y la ilusión se va estropeando con el pasar del tiempo, hasta convertirse en lamentos....

      Eliminar