30 de marzo de 2016

Cuaderno de amor


... nuestro cuaderno de amor... se perdió en el bosque inexistente de nuestro cuento favorito... una lluvia entera durante meses lo inundó, quedando un fango negro que se fue tragando los árboles de a poquito... el cuaderno no sólo se mojó, y se rompió, se sumergió en el charco putrefacto del olvido... y tan sólo una hoja encontré, en la que me prometías volver, aunque pasaran siglos...

... el traje de lobo sigue intacto en donde lo colgué... junto a aquella máscara de conejo, que durante nuestra niñez fueron nuestros personajes favoritos... como si no hubiese pasado el tiempo, ni la vejez... como si nos estuvieran esperando a que volviésemos... con un cuento que solos, tú y yo, supiésemos escribirlo...


Luis de BurgEl Demonio de la Cámara Oscura


9 comentarios:

  1. Un cuaderno donde permanecen intactas las palabras de las emociones vividas en sueños de adolescentes, sueños sentidos y de realidades vividas, donde en cada folio se va escribiendo un episodio, con personajes inventados, fantaseados, ilusionados...

    Me encanta tu manera original de escribir, Luis, un placer es leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. intacto en la memoria, tal vez, o tal vez no, se perdió en el bosque inexistente de nuestro cuento favorito... creo que el cuaderno, nunca existió, es como una forma simbólica de decir, que los recuerdos se están perdiendo, aquellos recuerdos que mantenían este amor aún con vida, se fueron diluyendo, en ese mar de lágrimas eterno, que con los años se logró inundar todo en un fango negro y espeso, que se tragó hasta los árboles de ese bosque de mentiras... tan sólo quedan los sueños, mi personaje, de ese universo que construimos de pequeños, sigue intacto, esperando, aguardando el momento, en que ella haga su aparición, y escribir un nuevo cuento... un beso para ti, gracias por la visita y por todo huella...

      Eliminar
  2. Me gusta el texto Me gustan tus imágenes
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias... me la paso horas buscando una imagen que encaje con mis letras... parece que todo esfuerzo es recompensado de algún modo... un abrazo para ti también

      Eliminar
    2. Yo hago lo mismo. Es mi pasatiempo favorito . Buscar la imagen perfecta para gozo del escrito.

      Eliminar
  3. Tener uno de esos debe ser un arma de doble filo, por un lado, nos sirve para no olvidar lo dicho y lo hecho, por el otro, garantiza, precisamente, que no podamos dejar atrás lo sucedido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si... es como una copia de seguridad, por si a los responsables de lo sucedido, se le borrara la memoria de casualidad... y tal parece que a ella se le borró, con todo y el programa de recuperación... aunque nada es para siempre, tan sólo las condenas que nosotros mismos nos imponemos... y de allí parte esta historia, el explicar que el cuaderno ya no existe, tan sólo es un borrón en la memoria del que escribe este texto... y que a pesar de todo, contra viento marea, ga logrado conservar una hoja, en donde lleva escrita una promesa... y es que muchas veces, las promesas son eternas... gracias Neo por estar aquí, un beso gigante para ti...

      Eliminar
  4. Tienes una manera de escribir muy visual, Luis, imagino mientras te leo ese cuaderno enfangado, la hoja rescatada, aun legible, donde ella promete volver, el traje de lobo colgado en un armario vacío junto a una percha solitaria balanceándose con nostalgia.

    La máscara de conejo en un rincón mirando aviesa por sus cuencas deshabitadas...

    Tu relato es bello, mágico y triste, como los cuentos de mi infancia.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. wow... muchas gracias Tesa... y que comentario tan bonito el que me has dejado... muchas veces creo, no lograr explicar mis cuentos con claridad, y me sumerjo en una depresión tan inmensa, como mi imaginación, de la cual muchas veces no logro salir tan airoso... que digas que mi manera de escribir es muy visual, es para mí como un trofeo, me has colgado una sonrisa inmensa en mi rostro, me has hecho feliz, y el detallarme, como lo has imaginado, me has hecho llegar al extasis, y al contrario de lo que crees, tú me has hecho imaginar, un mundo real, donde los personajes no son tan ambiguos, que incluso, da la sensación de que los pudiera tocar, me imaginé no sólo el traje en el perchero y la máscara en una esquina, pude ver la cama, la ventana con el sol del medio día, las paredes grises, y fotos pegadas en las paredes de cuando nuestros personajes eran felices y reían... gracias por tanto Tesa, gracias por estar aquí...

      Eliminar