20 de abril de 2016

Mi gato y tu búho


... todo se basa en que tu gato y mi búho se lleven bien... es lo que me dijiste aquella noche cuando planeabamos vivir juntos, y yo poca importancia le di... un gato y un búho? qué semejanza podrían tener, como para que logren vivir juntos y en paz? si la única similitud es que ambos son siniestros y les encanta la noche... además uno es un ave, el otro un felino, y esas dos especies nunca se han llevado bien...

... y nuestras vidas se golpearon, como si fuéramos víctimas del choque de dos autos, así estábamos de heridos, de magullados, accidentados, nos arrastrábamos intentando sobrevivir cada uno por su lado... nos fastidiaba que el otro no entendiera nuestro punto de vista, y mortificados nos gritábamos, nos agredíamos, nos insultábamos, como si fueramos animales de diferente especie intentando vivir en una misma jaula...

... la impotencia fue calando en nuestra alma, el silencio se apoderó de nuestros cuerpos, el odio reemplazó nuestras charlas, y los sueños se fueron perdiendo en nuestros malos pensamientos... ya no había más que decir, lo habíamos intentado todo, lo habíamos dicho todo... o al menos es lo que creíamos, que habíamos dado todo el uno por el otro, y que ya no había más por hacer, y que nada salvaría esta relación hecha pedazos ...

... empezaste a hacer tus maletas sin decir una sola palabra, el adiós era la única palabra que nos faltaba pronunciar... en eso recordé a mi gato, que lo había dado por olvidado, que por estar sumergido en tantas peleas sin solución, lo había dejado prácticamente abandonado... recordé que teníamos que estarlo separando, las peleas con el búho eran como el pan diario, todo un escandalo, y tenía que estar sacando al pobre gato al patio...

... salí en la madrugada a buscarlo, imaginé que nos había abandonado, incluso hasta había olvidado alimentarlo... de pronto lo vi, llevando algo en el hocico, cruzando a toda velocidad por el muro del vecino con dirección a nuestra ventana, y al entrar a la sala que estaba en penumbra, pude ver como el gato entregaba el ratón al búho, el cual lo tragaba de inmediato, para luego volar hasta la despensa de la cocina...

... en ese instante te vi levantada, caminando sonámbula por un poco de agua, y pudiste ver junto a mí, cómo el búho abría la puerta de la despensa y dejaba caer el alimento para gato justo en su taza... cómo es posible? dijiste... los dos nos quedamos completamente asombrados, mirando ese supuesto milagro...fue entonces que lo entendi todo, te tomé de la mano, te miré a los ojos esbozando una sonrisa y te dije... ya sé lo que nos estaba faltando...


Luis de BurgEl Demonio de la Cámara Oscura


10 comentarios:

  1. ...y uno pensaba que el gato podría llegar a comerse al búho!
    =)
    Me gustó el simbolismo de tu historia.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... si... la historia surgió cuando me topé con esta imagen... al verla me quedé maravillado, no sólo por los colores y el trazo, me encantó la forma como colocó a sus personajes en ella, el búho en su hombro y el gato sobre los libros, ella sumida en su trabajo, con su cabellera roja enleonada, la ventana al fondo con las nubes y el tejado de las otras casas, una vida tranquila, cotidiana, sencilla... pero lo que me enganchó fue el gato, es idéntico al gato que tengo en casa, y que le puse el nombre de Furia, y añoré esa vida, estar allí en esa habitación observando a mi novia en su escritorio junto a mi gato y su búho... fue entonces que me animé a escribir nuestra historia de amor, sumido en esa visión...

      Eliminar
  2. Qué relato tan lleno de simbolismos, Luis, y a la vez tan realista y cotidiano como una pareja que basa su convivencia en la disputa y la reconciliación, quiza como un sustituto de la pasión que no son capaces de mantener.

    El gato y el buho son dos animales que me encantan, así que me resulta hermoso imaginarlos primero recelosos uno del otro, tanteando las posibilidades de ganar la guerra mientras se anotan la victoria de alguna batalla... Hasta que dejan actuar a su instinto.

    El buho y el gato nos dan la pista... Despues de observarse, tolerarse e ignorarse caen en la cuenta de que no son iguales y eso no solo les altera sino que les atrae... Misterio y enamoramiento siempre van de la mano.

    El alimento es vital para ellos, por ahí empieza su "amor"

    ¿Que alimenta a una pareja? Cada uno debe encontrar la respuesta y la estrategia al estilo del buho y del gato.

    Me encntó, Luis. Y también la ilustración.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues ya tenemos algo en común, a mí también me fascinan esas dos especies, el gato y el búho, son animalitos muy curiosos y fascinantes, misteriosos, nocturnos, y por ello siempre condenados a ser tachados de diabólicos, seres infernales, o compañeros inseparables de los brujos, y quizás por ello me gustan más, por su forma oscura y siniestra de ser, auténticos, únicos, perfectos... al ver la ilustración me enamoré de ella, por lo mismo que estaban allí, juntos, las dos especies más encantadoras de la noche, y para colmo, una bella pelirroja de regalo escribiendo en su laptop, me hizo volar en mi imaginación, soñar despierto, y desear ser yo, el que lo pintó, retratando parte de mi vida en ese apartamento... me encanta tu comentario, porque aportas demasiado a mi relato, lo complementas, lo resuelves de una manera curiosa, cuando dices "qué alimenta a una pareja?" y es que es justamente como tú misma te respondes, que "cada uno debe de encontrar la respuesta y la estrategia al estilo del búho y el gato"... un beso gigantesco para ti, gracias...

      Eliminar
  3. Las grandes pasiones cuando la calentura nos motiva
    Hay amores de por vida
    y pasiones que no son comunes
    La pasión de la aventura jamás termina en matrimonio
    jajaja
    El matrimonio es otra cosa que para mi quedó en un capitulo pluscuanperfecto de mi maravilloso pasado de vida ... Yo estoy para eso mas que para cuidar y tener cariño Eso fue mi antes mi amor mis hijos
    Ahora estoy para mi
    para lo que siento y quiero sin lastimar a nadie
    Para vivir, en intensidad del ahora
    muy buen texto compañero de letras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias compañera de letras... existen personas que a pesar de haber tropezado en sus vidas amorosas, lo siguen intentando, una y otra vez hasta el cansancio, no se rinden, buscan como sea encontrar ese ser perfecto que se amolde a su carácter y a su forma de vida, y aunque salgan derrotados, lo siguen intentando, aunque tengan el corazón destrozado y el alma agotada de tantos trancazos, se seguirán levantando, porque creen que sólo tienen una oportunidad, para encontrarla, a esa persona especial y única, su alma gemela, es como buscar una aguja en un pajar, pero no se desaniman, siguen buscando hasta el último segundo de sus vidas... en cambio hay otras que no, conozco muchas, que con un par de veces, tres o cuatro, terminan cansadas, y dejan a un lado todo lo referente al amor y sus complicaciones, anotando a la soledad como el mejor acompañante que han encontrado, yo sé de soledades, casi toda mi vida he estado solo, y es conveniente muchas veces, ya que no tienes que pedirle permiso a nadie, ni compartir con nadie, ni soportar a nadie, ni preocuparte por nadie... cada quien busca su felicidad, esa forma de vida que lo hace feliz, y cada quien tiene su manera de ver las cosas, yo soy un solitario que me encantaría volver a intentarlo, porqué no? no hace daño a nadie, quizás sólo a mí mismo, pero ya mi corazón está demasiado roto para sentir una nueva herida, y mi alma ya no vive dentro de mí, y mi cuerpo está tan lleno de cicatrices que parezco un tigre, y una raya más, no me incomodará...

      Eliminar
  4. Seguro que mi gata, que no es gato, se llevará genial con tu búho, aunque es muy trasto, y aquí la tengo delante de mí, no me deja escribir, se pone delante de la pantalla, lo que pasa que quiere que esté pendiente de ella, es algo celosa, seguro que con tu búho se llevará bien.

    Un placer leerte, Luis.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... ya me lo imagino... los gatos son así de cariñosos, aunque he leído por allí, que los gatos creen que nosotros somos sus esclavos, y que nos permiten incluso, convivir con ellos, siempre y cuando los alimentemos y le demos mucho cariño... por ello, creo yo, que cada vez que nos ven sentados, supuestamente sin hacer nada importante, nos exigen que lo acicalemos... jajaja, me encantan los gatos, soy casi adicto a ellos, incluso en casa tengo cinco de estos amigos coludos que adopté de la calle, hoy parecen un ejercito, no dejan dormir a nadie con sus juegos nocturnos por los techos... un placer tenerte en casa leyendo mis historias, muchas gracias...

      Eliminar
  5. Magistral relato. Y fue interesante ese planteo de que el gato y el buho se lleven bien. Me pareció que tenían algo en común, en ser animales misteriosos y disfrutar de la noche. Hasta han inspirado heroes y villanos.
    Y al final, formaron una sociedad muy efectiva. Interesante el final abierto.

    Interesante tu teoría sobre los gatos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias Demiurgo... pues sí, lo vi conveniente luego de ver que en la imagen, el búho mira al gato desde el hombro de la chica, y el gato mira al búho desde encima de los libros... entonces es de suponer que debería de existir un conflicto territorial entre ellos dos, peor aún, ya que ni siquiera son semejantes o de especies parecidas, cómo saber quién es el jefe? si ambos tienen la maniaede creerse dueños de todo lo que les rodea... algo diferente con el perro, porque él si sabe quién es el dueño de todo, y sabe que él es un invitado, o un hijo adoptado, que tiene que estar agradecido con la comida y lugar que le das, por ello, te recibe como si fueras su rey, su amo y señor, su dios, y no sabe como hacer para que te sientas feliz, te abraza, te lame, mueve la cola, brinca, corre, juega, ladra, tú lo eres todo para él... caso contrario del gato, tú llegas y ni te mira, ni se despierta, para él, hizo su aparición el esclavo, así de simple, a menos que esté con hambre, allí si te da el encuentro, luego se retira a sus aposentos a seguir durmiendo... entonces por lógica, habría una disputa,más aún, que el búho se siente dueño del esclavo que a él le proporciona su alimento, y por lógica, no compartirá el esclavo con un ave de rapiña... eso fue lo que sentí al ver la imagen, fue entonces que me decidí escribir, más aún al recordar pasajes de mi vida al lado de una mujer que soñaba con tener un búho como mascota, cómo hubiese sido nuestra vida? si en verdad ella hubiera tenido un búho? no lo sé, peleabamos tanto, que quizás el gato y el búho nos hubieran dado la clave para poder vivir juntos sin matarnos... el final abierto es por una sencilla razón, desearía que este cuento sea cierto, y vivir, lo que nunca pudimos vivir juntos, vivirlo al menos así, dentro de un cuento... soñar no es malo

      Eliminar