3 de julio de 2016

Un bello monstruo


... y allí estás tú fingiendo ser normal, entre esa bola de gente que sabes que es farsante... mientras vas controlando tu instinto animal, y te prometes que esta vez no matarás a nadie... como una fiera salvaje con un bozal, soportas sus mentiras mientras no puedan tocarte... miras a todos sin poderte controlar más, la hipocresía siempre te hace dar más hambre... pides perdón a todos por lo que va pasar, mientras tus lágrimas caen desbordantes... destrozas uno a uno sin una gota de piedad, les rompes los huesos, te comes su carne... y la verdad es que no te puedo culpar, este mundo para muchos es insoportable...


Luis de BurgEl Demonio de la Cámara Oscura


12 comentarios:

  1. No puedo con la hipocresía, gente falsa, que te dicen una cosa y por detrás dicen otra distinta, pero de todas formas... se tiene lo que se merece... eso dice un refrán y bien cierto es, amigo Luis. Pero a esa gente falsa, siempre se les acaba pillando, son los que corrompen el mundo.

    Un placer haber estado en esta tarde festiva en tu blog.

    Un besazo pero transparente ¿eh? jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... gracias Maria... aunque a mí, en particular, me gustan negros... aunque suene torcido y morboso, aunque suene pervertido e insano, me gusta todo lo que venga con oscuridad y una pizca de malicia, no estaría mal... mientras sea negro, bienvenido sea, pero transparente, como que no cuadra con los muebles, de esta casa siniestra, pero los acepto, mientras vengas con todo transparente encima, pues bienvenida seas, jajaja... pues, yo también odio a ese tipo de gente, que pareciera que no tuviera vida propia, husmean como hienas entre la carroña, buscando que alimentar sus tristes y opacas vidas insipidas... y es verdad, siempre obtienen lo que se merecen, aunque, lo pagan en el día a día, según yo, lo pagan con su propio cancer que ellos mismos han construido, sumergidos en su inmundicia, de la cual, casi nunca han salido... dan pena, dan cólera, dan risa... humanos inmundos, que no saben ni vivir sus vidas, y están prestas a juzgar la de otros por simple envidia... gracias por las visitas y el beso, un gusto enorme tenerte por aquí... un beso para ti también, pero negro, el más mañoso y desconsiderado que te hayan dado en tus sueños... jejeje...

      Eliminar
  2. Hay gente hipocrita, que además una facilidad para juzgar los demás, condenándolos.
    Y también está el cinismo no filosófico del que se sabe o cree impune.

    Creo que la mujer de tu texto tiene el mismo conflicto que el Dr. Jeckill, que quiere mantener su vida respetable, luego de un pasado que no se revela, pero insinúa que no lo era. Y utiliza a su otro yo, el señor Hyde, para que sea su faceta no respetable, tal vez libre de las reglas de una sociedad prejuiciosa. El detalle fatal que Hyde se sale de control, siendo un asesino.

    Tal vez monstruos son los que no están a gusto con la sociedad que les ha tocado, teniendo que fingir ser uno más. Hasta que no se puede más.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... pues, le has atinado al cien por ciento, mi querido amigo... es justamente la copia exacta del Dr. Jeckill y el Sr. Hyde, pero en versión femenina... aunque, cuando lo escribí, no pensaba en ellos, más que todo, tenía en mente a una amiga, que minutos antes de empezar a escribir esta entrada, me sale contando parte de su vida en Italia, y sobre todo, las reuniones con supuestos amigos, que le venían fatal, ya que ella no soporta la hipocresia, ni las mentiras, la gente falsa le cae tan mal, que ese humor de tener que soportarlos, le dura hasta un par de días, como una especie de carga negativa, que se le pega, y no sabe, ni como evitarla, pero que lastimosamente, tiene que ir, y estar allí, aunque ella preferiría no ir, siempre busca una excusa, pero no siempre le resulta... entonces mi mente torció esa información, y traté de vivir en su piel, todo lo que ella me contó, pero como soy un demonio, y los monstruos me apasionan... terminé por transformarla a ella, en un monstruo que devora carne humana, sin piedad, pero con una pizca de remordimiento, que la padece justamente su parte humana, la que llora, la que pide disculpas, por lo que va a suceder, y de lo que no posee control alguno... mutación más que todo, y no un experimento, como el del Dr Jeckill, ya que tendría que ser científica, lo cual, nuestra protagonista, no es... tan sólo una chica dulce, bella, normal, como cualquier mujer joven de su edad, tratando de encajar, aunque definitivamente, con un serio problema, el cual la mantiene lejos de poder lograrlo...

      Eliminar
  3. Vendedores de humo
    de abrazos con daga
    de besos que muerden
    de caricias que manchan
    nos regalan palabras que violan hasta el alma
    como no morder, hincar el diente, marcar las garras
    cuando te arrancan a golpe de hipocresía a veces hasta la mirada

    llevo daga y puñal
    y pocas veces regalo ya nada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. wow... impresionante verso, has logrado empaparte de la trama, y has hecho tuya la historia... no soy un poeta, ni intento serlo, pero sé cuando alguien escribe mejor que yo, soy quizás un tanto ignorante, pero no descerebrado, jejeje... y lo que acabas de describir, me ha encantado, encaja exacto en la idea, la rabia, la impotencia, las ganas de vengarse, las apuñaladas que nos dieron antes... gente torpe, insipida e ignorante, que cree que gana mucho con ser farsante, muchas veces obtienen más que su merecido, juegan con fuego, sin imaginar que entre sus víctimas hay gente desquisiada aparentando ser normal... justo como mi protagonista, que se dio tremendo banquete con gente indecente, y que no dejó ni los huesos para los perros... maravillado con el escrito que me has regalado... un beso enorme, en donde te haga falta, te lo has ganado...

      Eliminar
  4. Lo de Bello monstruo podría ser considerado un oximoron, contradicción entre adjetivo (bello) y sustantivo (monstruo), una figura retórica. Pero no necesariamente haya una contradicción. Algo que descubrí que hay monstruos femeninos entre los mitos, leyendas, rumores, etc. Y que esas mujeres no están exentas de belleza, incluso tal vez una especial belleza, literalmente una belleza sobrenatural.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, creo sí... la mayoría de personajes de cualquier mitología, eran prácticamente monstruos... mitad bestias y mitad humanos... o mitad mortales y mitad inmortales... sin lograr encajar en ningún lugar, eran habitualmente monstruos, pero dotados también de una belleza extrema, justamente por ser mestizos, aquella mezcla, los convertían en seres majestuosos, celestiales... hasta los ángeles y las sirenas, podemos meterlos en el mismo saco, y qué decir de los demonios... como recordarás, esta entrada sólo titulaba "Monstruo" era ya el tercer título que le añadía, y es que para ser sincero, no tenía ni idea de como titular este escrito... hasta que hace un par de días, me quedé absorto mirando la imagen que acompaña estas letras, y me dije, que bella es, sus ojos, tristes y hermosos, reflejando miedo, rabia, impotencia, amor... con esos labios perfectos, y esa nariz pequeña, todo en ella es belleza y perfección... si no fuera por esas cosas brotando de su cabeza, por entre su cabello, sería una mujer perfecta, y me dije, es una mujer perfecta, es un monstruo, pero hermoso, es un bello monstruo... y fue allí que le cambié el título...

      Eliminar
  5. mucha emocion y belleza
    me asombras con el poema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... muchas gracias Mucha... creo firmemente, que deberían existir esta clase de seres, camuflados entre nosotros, alimentándose de la gente mala, hipócrita, farsante, abusadora... y simular ser un ángel de dios, en su faceta humana, mutada, camuflada, maquillada, y sin poderse controlar, deborarse a todos, todos y cada uno, ee estos humanos odiosos e insensibles, que en definitiva, estorban aquí en la tierra, harían un gran favor a la humanidad... un besote...

      Eliminar
  6. También hay monstruos que se alimentan de las hipocresías, no las combaten. Otra reflexión: los monstruos más peligrosos suelen ser los bellos, porque al no contar con el rechazo que pudiera producir su monstruosidad exterior, logran atrapar a los incautos más fácilmente, luego de seducirlos!
    Intenso escrito. Me gustó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por supuesto Neo, pero esos son sólo monstruos huecos... que se alimenten de la hipocresía no le hace daño a nadie, más que a ellos mismos... a mí por ejemplo me resbala ese tipo de gente, son huecas, falsas, y al final qué ganan? dime? obtienen algo con tanta hipocresía?... no son monstruos, son entes huecas, sin voz, sin vida, sin cuerpo, sin alma, son como el vacío, esperando succionar un poco de vida del resto de humanos para poder moverse y subsistir, son como parasitos, no son monstruos... podrían ser monstruos, pero sólo con ellos mismos... en cambio mi personaje, si es un monstruo, aunque, si lo ves con buenos ojos, pues, da la sensación de que es bueno, ya que se come a la gente mala, pero no, no todos en la reunión era gente mala e hipócrita... en ninguna reunión, todos son hipócritas... allí está el detalle, del porqué pide disculpas, porque también se comerá a la gente inocente...

      tu segunda idea me gusta, es justo lo que normalmente se utiliza en los cuentos de ficcion y de terror, el monstruo es bello por fuera, incluso hasta sexy, delicado, perfecto como un ángel, divino como un dios, transparente, dócil, amable, educado, incluso hasta temeroso... hasta que saca sus garras, muestra sus dientes, o brota lo que lleva debtroe, justo como mi personaje, y del cual, se ajusta a la perfección con la imagen que lo acompaña... sólo que ella no los seduce, todo por el contrario, finge ser un ángel, el cual no mata ni una mosca... jajaja... excelente comentario Neo, gracias por la visita y por participar... un beso...

      Eliminar